> SÍGUENOS EN:

Las uvas de la suerte

Dada nuestra estrecha relación con este fruto maravilloso de la vid, del que disfrutamos a través de los grandes vinos que produce, no queremos terminar el año sin hablar del importante papel que juega en nuestras mesas la noche del 31 de Diciembre, en la que., como bien cantó hace años Ana Torroja cuando formaba parte de Mecano: “ y entre gritos y pitos los españolitos, enormes, bajitos hacemos por una vez , algo a la vez” y es bien cierto que todos en el mismo momento hacemos lo mismo, al ritmo de las doce campanadas.

Pues bien, nos parece un buen momento para remontarnos al origen según la mayoría de las teorías de esta tradición tan nuestra. Parece ser que todo comenzó, en el año 1909, cuando los viticultores de Alicante cosecharon grandes cantidades de uvas. Al verse con tanta cantidad sobrante, no sabían que hacer con ella. Por ello decidieron repartirlas gratis, entre los ciudadanos alegando que su consumo en Nochevieja implicaría la obtención de fortuna. Y se supone que debió de traer mucha porque, desde entonces, esta tradición se ha seguido celebrando hasta nuestros días.

Esta creencia popular en la que nos comemos una uva por cada mes del año a las 00:00 h exactas y coincidiendo con las doce campanadas que anuncian la entrada del nuevo año, ha convertido a la uva en un fruto que augura la buena suerte.

¡¡¡FELIZ 2012 CARGADO DE BUENISIMA SUERTE!!!

Share

Los comentarios están cerrados.