> SÍGUENOS EN:

Vino y Chocolate

Desde que me propusieron hacer un artículo que tratase el perfecto maridaje entre vino y chocolate, puedo asegurar que ha pasado por mis manos infinidad de información tratando a este matrimonio desde diferentes puntos de vista. En el campo de la nutrición, a lo largo de los años, se ha investigado y aun se continuan estudiando los efectos que producen tanto el vino como el chocolate por separado y esta claro que la mayoría de ellos coinciden en reconocer a ambos como beneficiosos para el organismo, lógicamente consumidos moderadamente y de manera responsable. Pero antes de casarlos, analicemos los beneficios que ambos aportan al organismo para conocerlos mas, porque ¿quien no ha sentido a veces a un “Pepito grillo” dentro cuestionándole haber comido una barra de chocolate o bebido una copa de vino?

Si hablamos en primer lugar del consumo moderado y responsable del vino, ¿quién no ha escuchado en algún momento que una copa diaria de vino es buena para la salud?. Según numerosos estudios, es bajo en calorías, reduce los riesgos cardiovasculares, eleva el colesterol bueno y reduce el impacto del colesterol maligno; hay quien incluso admite que es favorable contra la demencia, además tiene resveratrol, un antioxidante encontrado en la piel de la uva que retrasa el proceso del envejecimiento, protege el corazón, modifica algunos aspectos de la coagulación, reduce el riesgo de padecer enfermedades coronarias, protege las arterias del daño ocasionado por el colesterol; hay estudios que apuntan a que el vino puede ayudar a reducir la diabetes y la obesidad; además se habla de que puede aumentar el deseo sexual femenino, según un estudio realizado en la Universidad de Florencia, que afirma que hay una relación potencial entre la ingesta de vino tinto (bajo un consumo responsable y moderado) y una mejor sexualidad, aunque el mismo estudio avisa de que el resultado debe tratarse con cautela, pues la muestra fue pequeña. Además de todo esto, normalmente se consume en compañía lo que fomenta la sociabilización, un factor que los expertos reconocen como conservador de la buena salud.

Pero vamos a revisar ahora los efectos del chocolate. El origen del chocolate es una planta y sus beneficios para la salud son cada día mas considerados. Con frecuencia se hace referencia al chocolate como otra fuente de antioxidantes, a través en este caso de los flavonoides, que aportan al cacao su particular sabor. Numerosos estudios demuestran que el chocolate negro protege al cuerpo de muchos radicales de envejecimiento, además reduce la presión arterial y a su vez el colesterol malo. Eleva el estado de ánimo debido a la serotonina (una sustancia antidepresiva) y las endorfinas y se ha demostrado que cuanto mayor sea el contenido en cacao, mayores serán los beneficios que le aportará al organismo.

Así que, después de ver que su consumo responsable y moderado es beneficioso, vamos a analizar como casarlos correctamente para poder disfrutar, llegado el momento, de este manjar tan placentero tanto de manera individual como correctamente casado, pues lógicamente una dieta sana y variada es, además de saludable, muy plancentera y el secreto real esta en saber juntar correctamente los alimentos para disfrutar plenamente de estos y lógicamente evitar siempre los excesos, pues estos, no son beneficiosos.

Pero ¿es perfecto el matrimonio vino – chocolate?. A pesar de que sea una unión aun discutible para muchos, esta claro que puede llegar a ser perfecta si el vino y el chocolate son los adecuados. Para ello y como en todo los expertos recomiendan una serie de pautas a tener en cuenta.

En primer lugar hay que controlar el dulzor; el chocolate no debe ser mas dulce que el vino: el vino siempre debe ser tan intenso o mas en dulzor que el chocolate con el que lo queremos casar para la armonía perfecta entre ambos.

La segunda norma sería que cuanto mas fuerte sea el chocolate, mas cuerpo deberá tener el vino; de la misma manera que los chocolates suaves armonizan perfectamente con vinos elegantes y ligeros.
Una vez hemos tenido estos aspectos en cuenta pasaremos a diferenciar el chocolate blanco, con leche y negro, pues lógicamente su dulzor es completamente diferente y su maridaje, por lo tanto, también será diferente.

CHOCOLATE BLANCO

Es el mas dulce de los tres y su sensación cremosa al igual que su sabor, le hacen ideal para acompañar a vinos dulces haciendo de este matrimonio un complemento perfecto, pues el vino dulce potenciara la sensación mantecosa del chocolate blanco y este potenciara las notas frutales del vino dulce.

Hay quien apuesta también por una unión entre el chocolate blanco y un vino fuerte en taninos y de mayor graduación alcohólica. Lógicamente, este maridaje es mucho mas arriesgado aunque, si se consigue, el chocolate suavizará la fuerza de los taninos

CHOCOLATE CON LECHE

Los vinos espumosos, cavas, champagnes o vinos que no tengan demasiado cuerpo, serán una buena combinación para maridar el chocolate con leche, ya sea con frutas, frutos secos o solo con leche, pues este chocolate no es tan fuerte como el chocolate negro, ni tan dulce como el blanco con lo que ni el chocolate camuflara el sabor del vino ni el vino el del chocolate.

CHOCOLATE NEGRO

Este sin duda es para los fieles amantes del chocolate uno de los grandes placeres. Dadas sus peculiares notas amargas, su maridaje debe apuntar hacia vinos con los que se complemente para lograr casar ambos, rozando la perfección. Por ello la apuesta debe ir hacia vinos cuyo sabor tienda hacia notas tostadas, a ser posible con un toque propio del chocolate.

Analizada esta impresionante unión de dos auténticos placeres gastronómicos y desde mi opinión personal, llego a una conclusión, que es la misma a la que llegue hace ya mucho tiempo con el vino. Cuando en ocasiones se me ha pedido opinión sobre algún vino, siempre parto de la base de que el vino es como el perfume, algo completamente personal, el que a mi me gusta a otro no y al revés. Con el vino sucede algo similar y es que un vino puede encantar a unos y decepcionar a otros. Por ello con los maridajes sucede lo mismo. Lógicamente hay unas pautas básicas que se deben tener en cuenta, pero hay uniones que son tan personales como que cada uno las hace propias.

Así que conocida mas esta maravillosa unión vino-chocolate, sus propiedades, sus maridajes …

¡que cada uno le de su toque personal y que disfrute!

(Fuentes: Dr. Oz, Sara Schneider, Blog del Chocolate, Chocozona, Noticias sección “La Salud” vinosalacarta.com)

INFORMACIÓN AMPLIADA POR PARTE DE NUESTROS SEGUIDORES:

“La combinación es especialmente efectiva para la mujer en torno a la menopausia. El vino proporciona resveratrol antiestrogeno que ayudara a esa carencia de ellos en la menopausia, melatonina que les ayudara contra el insomnio que caracteriza la menopausia, junto con el magnesio del chocolate produciendo un efecto sedante; ademas los polifenoles junto con los antioxidantes de ambos se sinergizan para proteger la matriz uterina. Con todo esto se alivian los síntomas de las mujeres durante la menopausia y es mas, con dolores de menstruación si son ováricos, poner una onza de chocolate entre la lengua y el paladar, presionando con ella el chocolate contra el paladar, produce un efecto reflejo que alivia el dolor y el magnesio que contiene relaja la musculatura.”

Share

Los comentarios están cerrados.